miércoles, 16 de diciembre de 2015

C'est la vie Marie!





















María empezó el día con ganas. Con ganas de comerse el mundo, de salir ahí fuera y demostrar lo que valía, lo que era capaz de hacer, todo lo que podía ofrecer. Eso fue a las 8 de la mañana. A las 8 de la tarde María llegó a casa cabizbaja y triste. El día no había salido como ella quería. Se duchó, cenó y se metió en la cama con ganas de olvidarse de un mal día. 

No hay comentarios: